Adolescencia.

Adolescencia.

Aquella tarde,al decirle

yo que me iba del pueblo,

me miró triste —¡qué dulce!—,

vagamente sonriendo.

 

 

Me dijo:¿Por qué te vas?

Le dije:Porque el silencio

de estos valles callados,

voy a gritar y no puedo

 

 

 

—¿Por qué te vas?—He sentido

que quiere gritar mi pecho,

y en estos valles callados,

voy ha gritar y no puedo.

 

 

Y me dijo:¿Adónde vas?

Y le dije:Adonde el cielo

esté más alto,y no brillen

sobre mí tantos luceros.

 

 

Hundió su mirada negra

allá en los valles desiertos,

y se quedó muda y triste,

vagamente sonriendo.

 

 

POESIA DE: JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

 

 

Monica.

 

m

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s