Adolescencia.

Adolescencia.

Aquella tarde,al decirle

yo que me iba del pueblo,

me miró triste —¡qué dulce!—,

vagamente sonriendo.

 

 

Me dijo:¿Por qué te vas?

Le dije:Porque el silencio

de estos valles callados,

voy a gritar y no puedo

 

 

 

—¿Por qué te vas?—He sentido

que quiere gritar mi pecho,

y en estos valles callados,

voy ha gritar y no puedo.

 

 

Y me dijo:¿Adónde vas?

Y le dije:Adonde el cielo

esté más alto,y no brillen

sobre mí tantos luceros.

 

 

Hundió su mirada negra

allá en los valles desiertos,

y se quedó muda y triste,

vagamente sonriendo.

 

 

POESIA DE: JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

 

 

Monica.

 

m

Tonterías que llevamos dentro.

3573054409_1891e8a388

¿Cómo se mide la distancia? Aunque parezca sencilla la respuesta, como todo, si quieres puedes buscarle varias salidas dependiendo de cómo, de que o de cuál es la distancia y su medida.

Hasta aquí todo suena a una tontería más de las que se pueden escribir en un blog como este, con el que es complicado hacerse millonario, -Lo siento Monica; pero el Mac y el Iphone tendrán que esperar-, y con el que no se pretende otra cosa más complicada que explotar la imaginación.

Retorcida pregunta, escribía, por aquello de qué desees medir.

Yo me lo designo pretendiendo saber a qué clase de distancia me encuentro, dependiendo de cada lugar y aplicando la proporcionalidad del momento y sobre todo de la persona.

¿A que lo estoy arreglando? Seguro que si alguien lee esto, estará especulando con lo tarado que puede ponerse uno con la edad, eso si ya no estaba lo suficiente, pero si has llegado hasta este renglón y te animas a terminar, seguro que al menos encontraras cierta comprensión en mi teoría.

Como pretendía escribir, yo me aplico la medida sobre mi hija. O sea, sobre la coautora de este magnifico blog, Monica.

Existen días en las que la imagino muy cerquita a pesar de encontrarse a la distancia que suele estar. Son esos días, o esos momentos en los que un mensaje, una foto, una reminiscencia de algo vivido me la hace tener casi a mi lado, aunque su ausencia me deje tan frío como el hielo en los siguientes minutos.

Otras veces, dependiendo del momento también, o de algo que suceda, aunque la distancia, llamémosle física, es la misma, se me antoja tan lejana que ni tres meses de viaje me traerían su mirada alegre.

Se trata seguro de esa morriña de padre lejano que padece uno, no sé o de esa tontería que se arregla con una sonrisa…. O sea una tontería……..

Ahora ya entenderás como nunca nos haremos millonarios escribiendo este blog.

 

NONO. 

Deberes.

deberes

Si los verbos son regulares o irregulares, por aquello de su raíz. Si la era contemporánea es la que empezó con las revoluciones, entre ellas la industrial.

Si los montes Urales son una frontera natural de Europa por el Este. Si el mar muerto también lo es. Si el resumen  de ese  libro quincenal tiene que estar para el jueves y la pagina diez se atasca.

Si las fracciones se han quedado a vivir en las antípodas de la memoria, tan a gusto ellas que se resisten a moverse de su hamaca.

Si la ortografía te genera tantas dudas que te empeñas en buscas sinónimos…

Si todo esto te suena, seguro que vives entre los deberes de tu hij@. Benditos deberes.

A la vez dichosos que rencorosos. Al mismo tiempo entretenidos que toca narices. Nostálgicos que envenenados…

No es que Mónica sea de las que ejecuta su labor con escaso entusiasmo, incluso cuando esa labor es casi titánica, lo cierto es que en ocasiones,  quedo sometido a esa mirada en la que se lee la desafiante frase de : “eso deberías saberlo tú”.  Es entonces cuando se me acelera el pulso y acudo al móvil para que Google me saque del atolladero.

Simplemente.

Batallitas.

imgres

Mi hija suele tener razón, sobre todo cuando se obstina en tenerla. Si no la tiene, se la inventa, supongo que como todas las hijas de todos los padres. Luego viene la difícil tarea de moldear esa razón, en la que padres y madres, nos empleamos a fondo. Se trata de ese tipo de afanes que te vienen con el lote. Como quiera, aprender a formatear la razón de un niño, te puede evitar problemas como padre.

Eso sí, el verdadero problema llega, cuando quien moldea la razón es ella. Es justamente entonces, cuando me doy cuenta que comienzo a perder esa imaginaria guerra que tanta batallita genera.

Más tarde, caigo  en la cuenta que, su sonrisa siempre endulza la derrota.

 

NONO.

La tarde de reyes.

imgres

Estaba, como todos los días, a la misma hora, sentado en el mismo banco. En la misma zona del parque, justo la más alejada de la puerta, pero la más cercana al pequeño lago.

Desde crío, le había gustado mirar el agua, su calma, así como ver llegar a los pájaros y beber en la orilla.

Eran sus mejores recuerdos, aquellos que le llevaban a su niñez, en el mismo parque, los mismos arboles, el mismo lago…. Sus recuerdos eran su tesoro.

Habia perdido el resto, su compañera, quien hubiera permanecido en su vida desde siempre, dijo adiós una tarde de noviembre. Sencillamente se apagó. Lucho hasta apagarse, mientras sus ojos se despedían hasta siempre….

Su debut en la navidad en solitario, solo le producía mas nostalgia.Echaba de menos muchas cosas, muchos recuerdos se amontonaban… muchas vivencias. Para  colmo no podia entregar a sus nietos los juguetes, estaban demasiado lejos…..

De repente sintió frío. No restaba mucho para que oscureciese. No quedaba mucho para que los reyes magos iniciaran su tarea en el manejo de la ilusión.

Caminando con la dificultad que su edad le regalaba, busco su estrella, la que seguir para dejar sus regalos….. sin saber como ni donde.

NONO.